Warning: Use of undefined constant yes - assumed 'yes' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/liderazg/public_html/nuevo/wp-content/themes/wp-clear_basic/banner468.php on line 1

La vida no vale nada

“La vida no vale nada
si se sorprende a otro hermano
cuando supe de antemano
lo que se le preparaba”

Pablo Milanés, La vida no vale nada

Una década al lado de los petroleros venezolanos, cuidando lo concerniente a su salud, me enseñó que todo accidente es la resulta de la conjugación de dos grandes factores: los actos inseguros y las condiciones inseguras. No hay “pava”, “mabita” o “mala suerte” que invocar cuando una explosión, fuga o derrame y en Venezuela los estamos teniendo a granel ocurre en una instalación petrolera. Si a un operario se le ocurriese encender un vehículo de motor a explosión en una planta de gas estaríamos ante un típico acto inseguro. Pero si el mantenimiento de válvulas y ductos se abandonase, lo que tendríamos como consecuencia sería la creación de una condición insegura.

En el derrame de Guarapiche operó lo segundo, con el resultado de la contaminación de la fuente preferencial de agua de la ciudad de Maturín. Los venezolanos esperamos que una investigación independiente y de muy alto nivel nos explique las causas tras la tragedia de Amuay. A falta de explicaciones plausibles nótese que ya el régimen comenzó a diseminar la infeliz especie del sabotaje es razonable que nos planteemos hipótesis en ambos sentidos. Conocido de sobra es que entre los más de 20 mil despedidos de nuestra industria petrolera iban cientos de expertos en Higiene, Ambiente y Seguridad Industrial que por años hicieron de la nuestra una de las operaciones más seguras del mundo. Helos ahora diseminados por los campos del Golfo Pérsico, México, Canadá y Colombia, talentos cuyas carreras quizás comenzaron en la hoy atormentada Amuay. Pero lo más grave, lo técnica y éticamente más inaceptable, es que ante una condición insegura previamente detectada fugas de gas advertidas por operarios y hasta por los vecinos aledaños a la planta los responsables a cargo de la operación no hicieran nada. Estaríamos ante un caso de negligencia criminal.

De manera que ni “chácharas” ni falsas épicas: 48 venezolanos murieron en un accidente cuyas causas esperan por ser determinadas de manera independiente. El país entero así lo exige. No hacerlo sólo corroboraría lo que bien dice la letra de aquella célebre pieza de Pablo Milanés de mis tiempos juveniles: que para este régimen, la vida no vale nada.

Gustavo J. Villasmil:  gustavo.villasmil99@gmail.com

Secretario de Salud del Estado Bolivariano de Miranda / Médico internista y especialista en Higiene Industrial

Categoría: El Foro del Mes

About the Author:

RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja un comentario