Contra las Comunas: Piedras de acá y de allá

El pueblo se pronunció nuevamente el pasado 7 de octubre, cuando ratificó la confianza a Hugo Chávez Frías para que continúe comandando la República hacia un Estado comunal y socialista. El mandato del pueblo está claro, por lo que es inaceptable la tibieza, la frialdad con la cual en algunos sectores presuntamente militantes de nuestro proyecto revolucionario, le sacan el cuerpo al Poder Popular, pretendiendo manipular o manejar lo que ya no les pertenece, porque corresponde al pueblo organizado en comunas y consejos comunales.

La aspiración del gobierno revolucionario de crear tres mil comunas en los próximos seis años, teniendo como base de sustentación los más de cuarenta mil consejos comunales de toda Venezuela, debe contar con el respaldo de por lo menos todos los que decimos ser socialistas y compartir el ideario del Libertador y del Comandante Presidente. Que la oposición golpista y burguesa lance piedras contra el movimiento comunal no es noticia, es lo que se espera de la reacción y el pasado. Que desde nuestro propio sector se lancen piedras contra las comunas, unas por acción y muchísimas de ellas por omisión, es inaceptable.

Me permito esta autocrítica al movimiento revolucionario, motivado por el reiterado llamado del Presidente a autocriticarnos para avanzar. Pareciera que el Presidente es una voz casi solitaria en medio de las altas esferas que conducen al proceso, en lo referente a las comunas. Su prédica de construir la comuna socialista para la autogestión del Poder Popular, en base a proyectos socio-productivos, no ha encontrado una respuesta efectiva, contundente y de resteo como se aspira, ni siquiera entre gobernadores y alcaldes que confiesan estar comprometidos con el proceso. Es más, hay ministros que actúan como si no se hubieran enterado, que estamos en marcha hacia un estado comunal, no han arrimado una sola al mingo.

La falta del compromiso del alto gobierno con la comuna socialista, llevó al Presidente a crear el Ministerio del Poder Popular para las Comunas en 2009. Permítanme el atrevimiento de afirmar que no estoy satisfecho con lo realizado, y que el Ministerio de las Comunas no ha tenido de los otros despachos ministeriales la cooperación y acogida que se esperaba. En cuatro años no se le ha podido ver el queso a la tostada a ese instrumento fundamental para el objeto de desarrollar y fortalecer el Poder Popular.

En 2010 se aprobó la Ley Orgánica de las Comunas, y dos años más tarde -que me desmienta quien pueda- la ley está casi que virgen, ni siquiera se la han leído los llamados a hacer de ella un instrumento de trabajo permanente.

Chávez fue reelecto bajo el compromiso de hacer irreversible la Revolución Socialista. El objetivo es que en 2020, al concluir los seis años del mandato constitucional, 7 de cada 10 venezolanos vivan y actúen bajo los beneficios de una comuna.

En mi libro La Comuna Socialista Venezolana reitero lo que ya escribí en el Manual de los Consejos Comunales: el Poder Popular debe imponerse por encima de los adversarios del Socialismo y por encima de los burócratas, de quienes no quieren que el poder efectivo sea ejercido por los ciudadanos, en su empeño de preservar su estatus y beneficios.

Ahora más que nunca debemos ratificar nuestro compromiso, el Poder Popular, para el pleno ejercicio de la soberanía, la que debe desarrollarse a través de la participación protagónica de los ciudadanos, por medio de formas de autogobierno que permitan construir el Estado comunal que anhelamos. No más piedras contra las comunas, ni las esperadas de allá, ni las inesperadas de acá.

César Dorta: cesar.dorta62@gmail.com

* Luchador social y municipalista

Categoría: El Foro del Mes

RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja un comentario