Warning: Use of undefined constant yes - assumed 'yes' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/liderazg/public_html/nuevo/wp-content/themes/wp-clear_basic/banner468.php on line 1

RSSTodas las entradas en la categoría "El Foro del Mes"

Una nueva etapa de nuestra revolución

Con el anuncio de nuestro querido Presidente Chávez, sobre la nueva operación que ha de hacerse y la delegación que hizo a Nicolás Maduro, se inicio una nueva etapa de la revolución, algo así, como ponernos los pantalones largos, dirían nuestros padres, prueba de fuego para nuestra revolución.

El momento del relevo de Chávez, un momento pensado, temido y debatido en voz baja, para no ser acusado de apostar a un Chavismo sin Chávez, pero el momento llego y se nos impone, de nuevo el Comandante nos dice que es lo que debemos hacer, habríamos preferido otra situación, un Congreso del partido debatiendo la necesidad de estar a la altura de la eventualidad de la ausencia del camarada Chávez, y donde se delineara los procederes para garantizar la unidad verdadera, la elección del relevo atado a una dirección colectiva del proceso, la cual está por construirse, con el ejercicio de la democracia interna, dentro de la militancia revolucionaria.

Necesitamos al líder vivo, el Presidente puede ser Nicolás, pero el líder es Chávez y debe sobrevivir, las palabras del Presidente no solo se orientaron a un posible resultado trágico, pienso que más se orientaron a emular una salida como la de Fidel y Raúl, delegar la Presidencia para preservar la vida y su liderazgo en la Revolución latinoamericana.

El Presidente, nos plantea la unidad alrededor de Nicolás Maduro, es obvio que esa unidad es necesaria en esta coyuntura, la operación, la recuperación postoperatoria, pero para el largo plazo, es otra cosa, se requiere algo mas que lo pida el Comandante, esa unidad hay que construirla y para ello, debe estar acompañada del ejercicio de la democracia interna del proceso, de la participación activa de todo el liderazgo y activismo revolucionario, el reconocimiento de las diferencias ideológicas internas, el debate abierto, el derecho verdadero a la critica y sobre todo rectificación, si esto no se practica, nuestra revolución perdería fuerza y frescura, mas tengo confianza que el genio y sabiduría del pueblo en revolución, en caso tal, pondrá los correctivos necesarios.

Y superando la tristeza y la incertidumbre, que nos pueda causar la eventual separación de nuestro Líder de la Presidencia de la Republica, debemos estar concientes que él, nos ha devuelto la Patria, y a nosotros, nos toca defenderla y hacerla cada vez más grande, humana, independiente y socialista.

Que esta coyuntura nos engrandezca a todos!, en especial a los que toca el rol de conducirla.

¡Fuerza Comandante Chávez!! ¡Fuerza Nicolás!!

¡Viviremos y Venceremos!!

María Zambrano: mariamzambrano@hotmail.com

Atado y bien atado

El presidente Chávez nos sorprendió nuevamente. En una muy valerosa declaracion hizo público quién sería su sucesor. Tras una década satanizando el “chavismo sin Chavez” y acusando de traidores a quienes entre sus filas estuvieran siquiera pensando en ello como remota posibilidad, ahora el presidente habla de los liderazgos emergentes. La gran debilidad de la Revolucion Bolivariana siempre ha sido su carácter unipersonal al estar excesivametne centrada en el caudillo. ¿Hay tiempo para inventar el chavismo sin Chavez? Quizás. No será fácil, pero tampoco luce imposible. Chávez está muy enfermo, pero no es un moribundo, y ha escogido a su sucesor, pretendiendo con esa escogencia ungirle de legitimidad popular en los meses por venir.

Además, y aunque no lo dijo explícitamente, la dupla que sugiere Chávez es la de un Maduro, civil y conciliador, como presidente y un Diosdado como jefe militar. Que nadie crea que Diosdado está fuera de la planificación sucesoral. Chavez quiere dejarlo todo “atado y bien atado”. Tal como lo hiciera el dictador español Francisco Franco, en una de sus últimas apariciones públicas, envió un mensaje tranquilizador a sus seguidores, asegurando que el régimen y sus estructuras político-militares perdurarían aunque no estuviera él físicamente al frente.

El anuncio del sábado sorprendió a propios y a extraños. Tambien dejó en franca evidencia a quiénes NO forman parte del “círculo íntimo”. El ex vicepresidente Elías Jaua, en primer lugar, quien horas antes de la alocución declaró que “el Presidente llegó fortalecido y descansado”, o el otrora poderoso Jose Vicente Rangel quien grabó su programa matutino para hoy sobre temas netamente relativos a las elecciones regionales. O, sorprendentemente, el nuevo ministro de comunicaciones Ernesto Villegas, a quien Chávez declaró la víspera de la elección del 7-O que “ya no se acordaba del cáncer”. Si el novel ministro hubiera estado al tanto de la relevancia del anuncio presidencia habría previsto un reemplazo para los chicos de Zurda Konducta que eran anclas a esa hora del canal oficial y con muy poca fortuna tuvieron que hacer frente a esa conmoción noticiosa.

Dio inicio formal así Chávez a su última campaña presidencial, en la que no será candidato. Por lo pronto se apropió de la escena en la fase final de la campaña regional y secuestró la agenda de discusión pública nacional, alejándola de los temas regionales. Que la enfermedad exista, y sin dudar sobre su gravedad, no impide que los momentos escogidos para visibilizarla sean cuidadosamente escogidos. La política contiene una buena dosis de “puesta en escena” y todo político sensible hace uso de las peores adversidades para convertirlas en oportunidades. .Chavez está gravemente enfermo, pero ni aún así deja de estar en campaña. Este nuevo e impactante anuncio de la enfermedad podría tener efecto cohesionante en los segmentos más
chavistas de la población, que están viviendo pugnas internas y desmotivación.

Sin embargo la agenda de la gente está completamente divorciada de la agenda de los medios. Ella se centra en los problemas reales del país: Inseguridad, fallas eléctricas, desabastecimiento. Chávez ha excedido su puesta en escena y deja en evidencia que sus preocupaciones personales poco tienen que ver con las preocupaciones del venezolano común. El presidente está muy enfermo, pero no menos enferma está Venezuela.

A diferencia de Franco, Chavez quiere garantizar que esta sucesión se haga por la vía electoral y constitucional. A semejanza de Franco, se equivoca Chávez y sobredimensiona sus propias capacidades de dejarlo “todo atado y bien atado”. La desaparición física de un caudillo todopoderoso desencadena dinámicas que no son fácilmente predecibles.

Carmen Beatriz Fernández – @carmenbeat: Preside DataStrategia; Prof. de Comunicación Política en el IESA.

Comunas y consejos comunales

Como si no existiera una experiencia fracasada en la Unión Soviética, China y Cuba, para mencionar las más conocidas, el Presidente de la República insiste en imponer en nuestro país las comunas como el centro de la vida en la sociedad, violando la Constitución Nacional Bolivariana y desafiando no sólo a los venezolanos que votaron en contra de dicha propuesta en el Referendo de 2007, sino también al mundo democrático a cuyas instituciones libertarias pretende unirse, como el Tratado de Mercosur, que establece la libertad de empresa y el libre comercio.

Pero tal vez lo más insólito y disparatado es que pretende hacerlo desconociendo las facultades constitucionales de las gobernaciones y alcaldías, eliminando el secreto del voto para controlar a los convocados a elegir algunos funcionarios de dichas comunas, mediante la amenaza de los comisarios políticos del Psuv que vigilarán a quienes levanten las manos o se nieguen a hacerlo, en asambleas reunidas para tales fines. Es decir, que funcionarios atemorizados por los defensores de la revolución para que voten sus propuestas, recibirán tanto o más dinero del Presupuesto Nacional que el porcentaje que la Constitución Nacional vigente asigna a los gobernadores y alcaldes electos a través del voto universal, directo y secreto.

Pero el problema no sólo es jurídico sino también político, eminentemente político, al crear una legislación al margen de la Carta Magna y luego admitir como existentes únicamente a los consejos comunales integrados por quienes apoyan al Gobierno y se proclaman defensores del socialismo. Así como fracasaron en países gobernados por tiranos que cobraban la disidencia con la cárcel y hasta el asesinato, Hugo Chávez con un personal sin cultura política ni preparación para cambiar toda una forma de vida, en la que la mayoría, mal que bien han hecho de la propiedad privada su esperanza de mejorar la calidad de sus vidas y el bienestar de sus familias, fracasará más rápido.

No solamente los dirigentes sociales de la oposición que influyen y defienden a importantes sectores populares, resistirán democráticamente a este delirio tropical del Comandante en Jefe, sino que muchos chavistas serán los primeros en protestar porque no les pagan sus salarios, ni sus prestaciones sociales, como en la “Guayana socialista” de las empresas estatales quebradas, por la incapacidad y corrupción de los comisarios políticos impuestos desde Miraflores.

Juan Páez Ávila
Periodista

Contra las Comunas: Piedras de acá y de allá

El pueblo se pronunció nuevamente el pasado 7 de octubre, cuando ratificó la confianza a Hugo Chávez Frías para que continúe comandando la República hacia un Estado comunal y socialista. El mandato del pueblo está claro, por lo que es inaceptable la tibieza, la frialdad con la cual en algunos sectores presuntamente militantes de nuestro proyecto revolucionario, le sacan el cuerpo al Poder Popular, pretendiendo manipular o manejar lo que ya no les pertenece, porque corresponde al pueblo organizado en comunas y consejos comunales.

La aspiración del gobierno revolucionario de crear tres mil comunas en los próximos seis años, teniendo como base de sustentación los más de cuarenta mil consejos comunales de toda Venezuela, debe contar con el respaldo de por lo menos todos los que decimos ser socialistas y compartir el ideario del Libertador y del Comandante Presidente. Que la oposición golpista y burguesa lance piedras contra el movimiento comunal no es noticia, es lo que se espera de la reacción y el pasado. Que desde nuestro propio sector se lancen piedras contra las comunas, unas por acción y muchísimas de ellas por omisión, es inaceptable.

Me permito esta autocrítica al movimiento revolucionario, motivado por el reiterado llamado del Presidente a autocriticarnos para avanzar. Pareciera que el Presidente es una voz casi solitaria en medio de las altas esferas que conducen al proceso, en lo referente a las comunas. Su prédica de construir la comuna socialista para la autogestión del Poder Popular, en base a proyectos socio-productivos, no ha encontrado una respuesta efectiva, contundente y de resteo como se aspira, ni siquiera entre gobernadores y alcaldes que confiesan estar comprometidos con el proceso. Es más, hay ministros que actúan como si no se hubieran enterado, que estamos en marcha hacia un estado comunal, no han arrimado una sola al mingo.

La falta del compromiso del alto gobierno con la comuna socialista, llevó al Presidente a crear el Ministerio del Poder Popular para las Comunas en 2009. Permítanme el atrevimiento de afirmar que no estoy satisfecho con lo realizado, y que el Ministerio de las Comunas no ha tenido de los otros despachos ministeriales la cooperación y acogida que se esperaba. En cuatro años no se le ha podido ver el queso a la tostada a ese instrumento fundamental para el objeto de desarrollar y fortalecer el Poder Popular.

En 2010 se aprobó la Ley Orgánica de las Comunas, y dos años más tarde -que me desmienta quien pueda- la ley está casi que virgen, ni siquiera se la han leído los llamados a hacer de ella un instrumento de trabajo permanente.

Chávez fue reelecto bajo el compromiso de hacer irreversible la Revolución Socialista. El objetivo es que en 2020, al concluir los seis años del mandato constitucional, 7 de cada 10 venezolanos vivan y actúen bajo los beneficios de una comuna.

En mi libro La Comuna Socialista Venezolana reitero lo que ya escribí en el Manual de los Consejos Comunales: el Poder Popular debe imponerse por encima de los adversarios del Socialismo y por encima de los burócratas, de quienes no quieren que el poder efectivo sea ejercido por los ciudadanos, en su empeño de preservar su estatus y beneficios.

Ahora más que nunca debemos ratificar nuestro compromiso, el Poder Popular, para el pleno ejercicio de la soberanía, la que debe desarrollarse a través de la participación protagónica de los ciudadanos, por medio de formas de autogobierno que permitan construir el Estado comunal que anhelamos. No más piedras contra las comunas, ni las esperadas de allá, ni las inesperadas de acá.

César Dorta: cesar.dorta62@gmail.com

* Luchador social y municipalista

¿Migraciones o garantía de derechos políticos?

Luego del esfuerzo que algunos realizamos de tratar de explicar la línea estratégica del Presidente Chávez, con respecto a la creación de las comunas como germen del poder popular. Es bueno que, hoy cuando inicia una nueva jornada electoral, como continuidad de lo ocurrido el pasado 7 de octubre con la ratificación de nuestro Comandante, es bueno que este tema lo concatenemos con la coyuntura de las Elecciones Regionales y de esta campaña que inicia hoy, ya que en buena medida, los resultados que se desprendan del 16 de diciembre, garantizarán la viabilidad del II Plan Socialista de la Nación 2013-2019, sobre todo en cuanto al Segundo Objetivo Histórico que tiene que ver con la consolidación del Socialismo en nuestro país.

Pero antes de ello, me quisiera permitir de alguna manera expresarme con uno de los temas con los que la oposición a nuestro gobierno ha tratado de oxigenarse, luego del stress post traumático que le generó la derrota del 7-O. Tiene que ver con el tema de las “migraciones” de 108 personas, sobre todo referidas a los candidatos y candidatas a las gobernaciones designados por el PSUV y sus familiares, en aras de garantizarles el uso de sus derechos políticos.

Es importante señalar, que antes que todo, es bueno definir el meollo del asunto, y que las opiniones que podamos tener dependerán de las aristas y de las ópticas con las que se miren. Sólo que, ante una nueva reedición de ese grupo de dinosaurios políticos del denominado Grupo “Movimiento 2-D”, ahora evolucionado en una especie de nueva “Junta Patriótica” , y que por esas extrañas casualidades, el mismo 25 de agosto, día de la tragedia de Amuay, produjeron una especie de “Declaración de Caracas”, a los fines de deslegitimar al árbitro electoral, y por ende, nuestra institucionalidad, y con la nueva campaña de descrédito que desde el Nazional se ha iniciado, y que ahora es acompañado por Rafael Poleo del “Nuevo País” y de Teodoro Petkoff de “Tal Cual”. Es que me veo en la obligación, dentro de mis capacidades y opiniones, salirle al paso a estas mentiras, y tratar de aclarar algunas dudas.

Importante es señalar que este mecanismo llamado “migración” fué implementado desde la IV República por adecos y copeyanos, en donde trasladaban a ciertas y determinadas personas a regiones o localidades a los fines de favorecerse electoralmente. En esos casos, la mala fe imperaba a granel y las violaciones a nuestro ordenamiento jurídico eran demasiado evidentes y descaradas. En el caso de lo que a los candidatos y candidatas designados por el PSUV, en uso de sus derechos políticos, enmarcados en la legislación vigente, y de lo dispuesto en el artículo 67 de nuestra Carta Magna, el cual establece: “…Sus organismos de dirección y sus candidatos o candidatas a cargos de elección popular serán seleccionados o seleccionadas en elecciones internas con la participación de sus integrantes…” Además que, dentro de los métodos para las designaciones de estas candidaturas, de acuerdo a los estatutos y normativas internas del PSUV, se contemplan métodos tales como: Las elecciones por la base, designaciones o por cooptación. Y el árbitro electoral, en aras de garantizar los derechos políticos de estos candidatos y candidatas, y por vía excepcional, procedió a este procedimiento, pues desde mi modesto punto de vista, es una acción perfectamente legal y válida, ya que este traslado no se realiza a los fines de afectar de manera importante el Registro Electoral Permanente, ya que la mala fe, particularmente no lo observo en estos casos.

Sin embargo, si considero importante que el debate en estas materia se abra, que se haga una revisión exhaustiva de los fundamentos constitucionales y legales de esta situación y de esta problemática, a los fines de despejar muchas incógnitas que el tema deja en el tapete. Estamos obligados a hacerlo, ya que la campaña electoral que hoy se inicia, y el rol de los medios de comunicación, en donde tratarán de imponer una agenda, tratarán de manipular nuestras percepciones y de confundir a nuestro pueblo, y nosotros no lo podemos permitir.

Hay unos escenarios muy complejos post- elecciones presidenciales del 7-O, que prometo referirme en próximos artículos. Por supuesto, este es uno de ellos a los que me dirijo, en el marco de una coyuntura que se encuentra en pleno desarrollo.

Ahora tratemos de ver la arista de este problema desde la óptica de la MUD y desde la óptica del Comando de Campaña Carabobo.

La oposición señala que estas “migraciones” son de “mala fe”. Me voy a permitir hacerles algunas preguntas: ¿Cuál es la verdad procesal de esta figura?¿Cualés son los fundamentos jurídicos o políticos de sus aseveraciones? . A los fines de dilucidar estas incógnitas. ¿Existe algún procedimiento, audiencia o juicio oral que las despeje? y en caso de existir ¿A que se refiere? ¿Tienen los elementos suficientes para demostrar la comisión de un delito electoral.

Como abogado solamente debo expresarles a los señores de la derecha que, si ellos alegan la mala fe, están obligados a probarla, sino, su actitud de cara a deslegitimar nuestro Poder Electoral y nuestra institucionalidad es bien irrespetuosa con los venezolanos y venezolanas, además de irresponsable.

En el caso de nuestro Comando de Campaña Carabobo, es bueno manejar el término de designación de las candidaturas en uso de nuestros derechos políticos consagrados en nuestra Carta Magna y el resto del ordenamiento jurídico. Es bueno que el equipo jurídico que nuestro partido tenga se siente a revisar y a evaluar exhaustivamente las disposiciones constitucionales y legales con respecto a este tipo de situaciones. Y de manejarnos en dos escenarios como los que a continuación voy a mencionar.

El escenario número 1 sería que no existe legalmente esta figura de “migración” o “traslado” por parte del CNE, no existe pena, sino que esta situación fué producto de la discusión política, lo cual es una situación que favorece a la Revolución Bolivariana por no incurrir en violaciones de carácter constitucional o legal.

El escenario número 2 sería que de la evaluación y del estudio que se haga, si existen disposiciones que la regulan, entonces habŕia que preguntarse y determinar ¿Cuál es la pena o sanción? ¿Es Administrativa? ¿Es de carácter civil? ¿Es de carácter Penal? ¿O es concurrente?

De todas maneras, para evitar que en un futuro, situaciones como éstas puedan repetirse, sería bueno que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) evalue la posiblidad de solicitar la interpretación de esta situación o bien al CNE o a la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia. Eso es perfectamente válido y aplicable, ya que en el pasado organizaciones políticas ya lo han hecho. Además, hay jurisprudencia de la Sala Constitucional de nuestro máximo tribunal que permite al CNE dilucidar e interpretar normas electorales, siempre y cuando no toque ni afecte derechos políticos, que si sería materia del TSJ, o bien esperar e interponer esta acción en otro momento. De todas maneras, la situación nos favorece, además que, con el inicio de esta campaña electoral para estas elecciones regionales que se realizaran dentro de 45 días, probablemente estemos tan enfrascados en esta campaña, políticamente hablando el tema pierda fuerza, y nadie se acuerde de el. Sin embargo estemos atentos y prevenidos.

Es todo por los momentos y pendientes de nuestros próximos artículos que trataremos temas bien interesantes que hemos estado trabajando y que se que les gustarán. Si nos gustaría conocer sus opiniones y comentarios, que son verdaderamente importantes para este humilde servidor y de muchos otros que me acompañan.

¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

Juan Martorano / @juanmartorano

Concesiones, “ayudaítas”, “socorros”

Decir que las 108 migraciones que realizó el CNE en un universo de 17 millones de electores es “insignificante” es equivalente -como dijo el señor Juan Bustamente en El Universal del 29/10/12- a decir que los 60 asesinatos del fin de semana son una insignificancia con respecto a los que se cometieron en el resto del mundo. ¡Son crímenes y punto!

Una ilegalidad es una ilegalidad, no tiene que ver con el número de personas involucradas. Las leyes son para ser cumplidas, no para saltárselas a la torera. Los argumentos esgrimidos por la Rectora Socorro Hernández para justificar las migraciones de los candidatos designados a última hora por Chávez, sus familiares y sus comandos de campaña son una falta de respeto hacia todos los venezolanos.

Primero, porque al privilegiar a unos ciudadanos están contraviniendo la igualdad que consagra la Constitución Nacional. Segundo, porque el artículo 40 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales es clarísimo con respecto a cuál es el Registro Electoral definitivo y éste no puede ser modificado hasta que no se reabra el lapso de nuevas inscripciones y cambios de centros de votación. Tercero, porque el que se haya realizado a la luz pública (la verdad es que no estoy tan segura de que haya sido así, pues eso lo descubrieron los técnicos de la MUD) no le resta ilegalidad. Y cuarto, inaceptable la declaración de Pedro Carreño el martes 30 de que la AN no discutiría el asunto pues si la oposición hubiera solicitado las migraciones, se las hubieran concedido.

¿Concedido?… ¿Es que acaso un poder público puede violar las leyes para hacer “concesiones”?… ¿Para qué son las leyes entonces? Por fortuna la MUD no pisó el peine y no aceptó la “ayudaíta”. ¿Cómo se atreven a tapar una ilegalidad ofreciendo ampliarla a todos?

El lunes 29 llevé una carta al CNE como ciudadana venezolana, exigiéndole al Poder Electoral que anule las migraciones realizadas fuera de lapso. Comparto con ustedes algunos párrafos de esa carta:

“Ocurro ante ustedes para expresar mi más contundente protesta contra las migraciones de votantes aprobadas recientemente por ese Cuerpo en favor de ciertos candidatos del PSUV y sus comandos de campaña. Denuncio la flagrante ilegalidad de dichas modificaciones al Registro Electoral Permanente (REP) con posterioridad al cierre de éste…

…(La aseveración de la Rectora Hernández) la considero irresponsable, desacertada y destinada a distraer la atención pública de la inmensa gravedad que tiene la derogación del principio de igualdad implícita en la comentada decisión. Nada tiene que ver en este asunto el número de reubicaciones. Es la ilegalidad que ellas suponen.

El Poder Electoral tiene el deber de velar por la igualdad de los ciudadanos ante la Ley y que los derechos de los ciudadanos sean los mismos y se cumplan. (El artículo 293 de la Constitución Nacional exige a los Rectores del Poder Electoral garantizar “…la igualdad, confiabilidad, imparcialidad, transparencia y eficiencia de los procesos electorales…”. El ventajismo de que están disfrutando unos ciudadanos frente a los demás es un irrespeto al pueblo que yo condeno públicamente.

Cada obstáculo que nos ponen a los ciudadanos libres contra el ejercicio de nuestros derechos es un acicate para seguir luchando por la democracia. La democracia se fortalece con más democracia.

Quienes hoy aplauden este acto que ustedes han propiciado y avalado, mañana pueden verse perjudicados por el mismo hecho. Las injusticias no se resuelven cometiendo más injusticias”.

Claramente aquí hay una acción destinada a quebrar la voluntad del electorado opositor, a demostrarle que el poder es veleidoso hacia un sector y opresor hacia otro. Pero si todos los demócratas de este país actuamos en contra de ello, no van a poder doblegarnos. Por eso insisto en la importancia de apoyar a la MUD y de ir a votar en las elecciones del 16 de diciembre. La pelea es peleando. No necesitamos ni concesiones ni “ayudaítas”. Y mucho menos, “socorros”.

Carolina Jaimes Branger / @cjaimesb

A votar por Capriles

Venezuela se vuelve a enfrentar a sí misma el próximo domingo. Se verá en el espejo de su historia, de sus bondades y ruindades. Los electores tienen que decidir entre la autocracia y la democracia. No hay que engañarse, a veces los pueblos escogen la autocracia y van jubilosos a su decadencia. Así ocurrió entre nosotros: se tiroteó al pasado cuando en realidad se atentaba certeramente contra el futuro. Ese disparo hirió de lenta muerte el porvenir. Las élites ensoberbecidas, dueñas de nada, al final, le sirvieron este país al glotón que desvariaba en los cuarteles.
Hoy hay una oportunidad representada por Henrique Capriles. Como muchos de mis lectores saben, no voté por él en las primarias. Confieso que no pensé que tenía el carácter para el desafío que le correspondía. Una vez triunfante el 12F iba a votar por él de todos modos, dado el compromiso adquirido de que todos votaríamos por el escogido. Sin embargo, como la experiencia muestra, no se sabe quién es quien hasta que se enfrenta a los desafíos de la vida. Capriles ha hecho una campaña formidable que tiene algunos haberes de inmensa significación.

LOS ACIERTOS. El candidato ha dejado el alma, como ha dicho, en este recorrido por Venezuela. Pueblo a pueblo, camino a camino, ha venido  llevando el mensaje de inclusión y esperanza. Ha sido una campaña de inmenso valor político y personal. No se limitó a las ciudades grandes, opositoras en su mayoría, sino que fue más allá a hablar de lo prohibido: armonía y paz social. Esta actividad ha promovido adjetivos desproporcionados y ditirámbicos hacia el candidato, yo me limitaría a decir que mientras conoció mejor al país, mientras estuvo en contacto más cercano con la gente, se hizo más genuino como persona y más completo como dirigente.
No creo que su mérito sea que lo abracen y lo besen por aquello del que no conozca historias que coma cuentos. Eso se ha visto muchas veces en Venezuela. Lo diferente es que un joven como Capriles, colocado en el brete de representar un país dolido y caótico, se haya entregado de la manera en que lo ha hecho a una causa que el 12 de febrero lucía incierta. Ha logrado transmitir autenticidad, lo que es un mérito inestimable en un país dominado por tramposos.
La transformación del candidato lo ha llevado a enfrentarse a Chávez en un terreno que ninguno de los dos contendores imaginó. Hay que ver el tamaño del desafío que implica para un joven como Capriles batirse de tú a tú con quien sin duda ha sido un líder de proporciones tan descomunales como su ambición; lo ha hecho y ha descolocado a Chávez, quien todavía no le agarra la distancia a su contendor. Ese despreciado y bisoño candidato opositor le está royendo el pedestal a un líder histórico, el que se propone salvar a la especie humana.
Chávez seguramente quería pararse en el cuadrilátero con Bush, con el imperio, con la historia, con los ricos del planeta, con Páez y sus oligarquías; ahora su ego no soporta estar allí, con su revolución, sus hábitos rojos, frente a este inesperado joven retador al que en sus sueños no le habría concedido más que un pie de página.

NO HAY PATALEO. Ya no veo encuestas. Existen para todos los gustos. Solo sé que el deber moral de todo demócrata es votar por Capriles y convencer de hacerlo a los que duden. Las piedritas que se desprenden de la inmensa montaña ciudadana, cada vez con más frecuencia, son síntomas de avalancha. Puede estar en marcha…  Ojalá.
Imagino un país en el que los comisarios y los policías ajusticiados por Aponte Aponte bajo las directrices presidenciales, estén libres. Quiero un país en que militares y civiles presos políticos vuelvan a la calle; en que la jueza María Afiuni se pasee orgullosa por las calles. Pienso en el regreso de los exiliados; en los que con fortuna o sin ella sueñan a Venezuela como un dolor muy personal. Tengo fijo en mi memoria del futuro el reconocimiento que vendrá a los trabajadores de Pdvsa que tanto sacrificaron y que luego fueron expulsados, perseguidos, exiliados, y vilipendiados hasta por los propios.
El país que viene no será fácil, pero de ganar Capriles puede tener la entrañable alegría de quienes se aprestan a construir la libertad. Será un país descuadernado pero en el que habría ocasión para el aporte colectivo. No sé qué tan amplio sería ese gobierno pero estoy convencido de que el país sí lo sería para garantizar que ningún espacio se cierre por razones políticas.
Sobre todo imagino un Estado que use la inmensa energía acumulada en sus profesionales sin preguntar de dónde vienen, asegurándose sólo de saber a dónde van en su labor de artesanos del futuro. Un país en el cual sus ciudadanos no teman el arrebato a su propiedad y puedan obtener de nuevo lo que les cogieron y les pertenece en forma legítima.
Vislumbro una Venezuela tan simple como una parrilla entre familiares y amigos un domingo cualquiera, donde exista el entreverado que no excluye; sin la obsesiva conversación sobre las sorpresas, arranques, amenazas y tiranías de su Presidente.

EL CHAVISMO. El chavismo como lo hemos conocido no sobreviviría incólume a una derrota. La debilidad física, intelectual y política de su líder augura cambios en ese aluvión hoy venido a menos. Sus herederos tendrían la opción de sabotear un nuevo gobierno o convertirse en  fuerza democrática de oposición. Si sabotean, les podría ocurrir que el país los desterrara de sus afectos de manera radical; si se convirtieran en oposición democrática tal vez serían una fuerza poderosa de izquierda, referencia internacional dada la impronta que dejaría Chávez y un contrapeso al Gobierno de Unidad Nacional que se formaría. ¿Serán capaces?

AVALANCHA. El próximo domingo hay que votar con entusiasmo y sin violencia. El entusiasmo es contagioso y anima a los escépticos, promueve el coraje y vence el miedo, da sentido a las luchas que se han librado por años. También hay que prevenir la violencia. La violencia la usa quien quiere ocultar derrotas. Recuérdese al jugador que sabiéndose perdedor usa cualquier subterfugio para tirar las cartas, empujar la mesa y sacar la pistola. El mejor disuasivo es la firmeza cívica dispuesta a defender sus logros y la renuncia a provocaciones.
Votaré por Capriles con la tarjeta de la Unidad e invito a mis lectores a que lo hagan también. Él encarna la voluntad de cambio en la Venezuela de hoy. Ojalá la avalancha esté en marcha.
Venezuela ha vivido una devastación social. La exclusión que Chávez ha realizado en nombre de la inclusión ha llevado a una ruina difícil de superar. Los piratas han tomado el control de los mandos del Estado y de la sociedad. Ha sido como la guerra. Desde los escombros desparramados ojalá tuviésemos la oportunidad de recomenzar. Ilusiona la ilusión de tanta gente que desea que vuelva a amanecer…

Carlos Blanco: @carlosblancog

Doce razones históricas para votar por Chávez

1. Tras más de 20 años de desplome sistemático y en picada de nuestro crecimiento económico derivado de la política entreguista y antipatriota cuarto-republicana, Chávez ordena los menguados recursos que recibe, capea la crisis fiscal durante los primeros años de gobierno y relanza la economía venezolana tras un reflotamiento urgente de la OPEP y una enérgica política de recaudación, particularmente proveniente de las grandes empresas.

  1. 2. Tras tres décadas dedesmantelamiento del Estado ―y privatización y encarecimiento galopante de los servicios públicos― Chávez impone una resuelta política de recuperación de la soberanía. Desprivatiza las industrias del petróleo, el gas, el hierro, el oro. Y re-toma control sobre servicios estratégicos tales como las telecomunicaciones, la electricidad, la banca y las redes de producción, distribución y expendio de alimentos a precios populares.
  1. Tras 35 años depersecución sistemática y a muerte de los adversarios políticos ―que resultó en decenas de miles de perseguidos, miles de muertos y una población alérgica a la política― Chávez promueve una apertura política hacia los partidos y movimientos políticos, e integra incluso a su gabinete a dirigentes de casi todas tendencias. Llama a una constituyente y delinea un nuevo horizonte de oportunidades para la participación, el protagonismo y la maduración socio-política y cultural del país.
  1. Tras 50 años dándole la espalda a la épica Revolución Cubana, incluso durante los dramáticos años del Período Especial, Chávez llama a forjar un nuevo continente Nuestro-Americano y solidario que resulta en un conjunto de acuerdos sociales de mutuo beneficio, incluyendo las Misiones Barrio Adentro (salud), Robinson (alfabetización), Sucre (Educación Superior) y la preparación y entrenamiento de miles atletas de alto rendimiento.
  1. Tras casi 100 años de entrega malinche de nuestra industria petrolera a los factores del poder imperial estadounidense que resultó en la creación de un Estado al margen del Estado y que nuestra industria beneficiara sólo a sus verdaderos patrones (los Estados Unidos), Chávez rompe orienta la riqueza petrolífera hacia los venezolanos, y particularmente hacia los más avasallados.
  1. Tras 500 años de apartheid de facto de nuestros Pueblos Indígenas Originarios que se tradujo en prácticas de catequesis forzosa, experimentación con humanos y políticas de explotación y eliminación selectiva, Chávez promueve la incorporación activa de los Pueblos Indígenas a la praxis legislativa (Asamblea Nacional y Parlamento Indígena), al Ejecutivo Nacional (Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas), a los programas sociales y a la nueva arquitectura mediática (radios, periódicos y páginas web indígenas).
  2. Tras 150 años de intento de separar el destino de los soldados venezolanos del destino del pueblo llano que incluyó el adiestramiento mercenario de las FAN en la Escuela de las Américas― Chávez retoma la fusión entre el mundo civil y el militar que encarnó como ninguno nuestro padre de la patria Simón Bolívar. Y orienta de nuevo al ejército hacia una Milicia Bolivariana al servicio de la Patria Grande; y no como la Guardia Pretoriana de los intereses de una potencia foránea y una lumpen-burguesía a su servicio.
  1. Tras una peripecia republicana durante la cual nuestra cultura fue transformada en pasarela de mises, nido de ricachones y factoría de perfumados pseudo-intelectuales, casi todos al servicio de la industria de tele-basura comercial, Chávez llama a re-fundar el concepto y la praxis misma de cultura, comenzando por una que recobre nuestra identidad, valores y prácticas indo-afro-americanos, que refigure y aclimate nuestro pasado y presente de indo-socialismo y que reverdezca nuestros valores radicales democráticos y bolivarianos.
  1. Tras toda una vida republicana de Política Exterior y de Pueblos de espaldas a nuestra región latinoamericano-caribeña, en traición flagrante al alto destino común que nos legó nuestro Libertador Simón Bolívar ―lo cual facilitó nuestra constitución de facto como los “Estados Desunidos de América”, Chávez retoma y recupera nuestro alto destino de mancomunidad Sub-regional. Las fisionomías de la Alba, Telesur, PetroSur, Petro-América, Banco del Sur, Unasur y lo que es hoy Mercosur son inimaginables sin el carácter visionario y el arresto del líder regional Hugo Chávez.
  1. Salvo Bolívar, nunca líder venezolano fue tan pertinazmente fustigado por el Imperio y por el sistema capitalista mundial como lo ha sido el comandante de nuestra zarandeada Revolución Bolivariana, Hugo Chávez. Salvo Simón Bolívar, Cipriano Castro y Delgado Chalbaud, todos los mandatarios venezolanos han muerto tranquilamente, en su cama y rodeados de mimos y de lujos. Aunque poco se ha mencionado, los delicados problemas de salud de Hugo Chávez tienen una relación directa y causal con la brutal política de amenazas, intentos de magnicidio y desestabilización permanente embestida por el Imperio contra su persona, nuestro gobierno y nuestro pueblo. Tal arresto patriota merece el más alto respeto y reconocimiento. Que el compatriota Hugo Chávez no pide, ni alardea, pero que resulta indigno y mezquino negar que se ha ganado al más alto precio. En lugar de reconocer este valor en el adversario político Hugo Chávez, la derecha en Venezuela ―que no venezolana― se aprovecha y busca sacar ventaja carroñera de su quebrantamiento de salud.
  1. Decir que a 14 años de gobierno de Hugo Chávez están ya resueltos los ingentes problemas estructurales de Venezuela es visiblemente inexacto. Pero Venezuela y buena parte de Nuestra-América respiran hoy ―en buena parte gracias al empeño de Hugo Chávez y de todos los patriotas que críticamente lo hemos de un modo u otro acompañado, acompañamos y acompañaremos sin condicionar un cargo burocrático para ello― una dirección trascendental de recuperación de nuestra soberanía y una incipiente prosperidad que contrasta con el precipicio neo-liberal hacia el que sus elites y gobernantes han conducido deliberadamente a Europa, Estados Unidos y buena parte del mundo encadenado al rapaz sistema capitalista mundial.
  1. Votar por la derecha en Venezuela es votar no sólo por un peligrosísimo retroceso de la historia. Es elegir que se persigan, hostiguen y criminalicen de nuevo las luchas y los luchadores progresistas, nacionalistas, anti-capitalistas, anti-imperialistas y neo-socialistas de Venezuela, América Latina y el mundo. Votar por Chávez, en cambio, es votar por la perspectiva de hechura de otra historia, otra política, otra ciudadanía, otro Estado, otro modelo ecológico. Y otra nueva oportunidad para luchar juntos por construir un mundo más radicalmente democrático y humano, creativo y rebelde. Un Nuevo Mundo desde el invariablemente tenso y chisporroteante abajo social. Ganar las elecciones no será el fin en sí sino apenas el principio. Será el umbral de una nueva y muy compleja coyuntura histórica. Una nueva coyuntura en la que una nueva unidad entre proletarios, trabajadores informales, empresarios e intelectuales será cada vez más precisa. Unidad resultante de una valiente apertura hacia todos  los segregados políticos y excluidos sociales, económicos y culturales que quieran aportar. Unidad acerada en la clausura de añejas ojerizas y absurdas peleas intestinas. Ganar las elecciones será apenas el primer bastión de una larga, férrea y complejísima lucha a muerte ―pero amorosa― contra los oxidados oligarcas, derechistas, sectarios, arribistas, reformistas, lumpen-proletarios y lumpen-burgueses de los más diversos pelajes y raleas de Venezuela y el mundo. Como decía Stendhal: El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio.

 

Luis Delgado Arria: delgadoluiss@gmail.com

La nueva PDVSA: vanguardia de la revolución bolivariana

I.- La visión apátrida de la vieja PDVSA
Luego de la caída de los denominados Países Socialistas del Este de Europa, se pretendió imponer, con mayor ímpetu, el “pensamiento único” que glorificaba el tótem del “libre mercado” y, auspiciaba al mismo tiempo, el avance arrollador de las corporaciones y la globalización neoliberal del capitalismo bajo las políticas de desregularización, “flexibilizaciones laborales”, privatizaciones y liberalizaciones, como la panacea a todas las adversidades socioeconómicas y políticas que emergían en la sociedad.

En Venezuela, por ejemplo, desde 1986 y principalmente a lo largo de la década de los años 90 del siglo pasado, se formalizan estas políticas con la llamada apertura petrolera, cuya estrategia intensificó y aceleró el desmantelamiento del marco jurídico y de los controles de la estructura de la industria petrolera para incorporar en áreas medulares el capital transnacional bajo la categoría de tercerización u outsourcing, con el fin último de privatizar a PDVSA.

De esta manera, la vieja “gerencia” de PDVSA ocasionó profundas pérdidas económicas al Estado venezolano y puso en peligro nuestra seguridad nacional y soberanía. Un ejemplo emblemático de ello lo representó Intesa, outsourcing creado en diciembre de 1996 que tenía como misión proveer de todos los servicios de tecnología e informática a la estatal petrolera, bajo el pretexto de minimizar costos y operar más eficientemente. En efecto, es a través de Intesa que la empresa de seguridad estadounidense Science Applications International Corporation (SAIC) mantuvo el control absoluto de toda la información y los activos que integraban la base informática para el desarrollo de las actividades y operaciones de PDVSA y sus filiales. Esta aseveración no resulta exagerada si consideramos el papel que jugó Intesa en el criminal sabotaje petrolero iniciado en diciembre de 2002 y derrotado en febrero de 2003.

Los fraudulentos convenios operativos, las pseudo asociaciones estratégicas de la Faja Petrolífera del Orinoco y la entrega de muelles, servicios de compresión y procesamiento de gas, entre otros, constituyeron también un vivo ejemplo de la macabra figura de la tercerización. Este absurdo esquema trajo, además, la desmejora y la pérdida de beneficios laborales, entre ellas la anulación de la seguridad social de los trabajadores y por ende de los beneficios para sus familiares, gracias a las “diligentes” políticas del otrora presidente de PDVSA Luis Giusti y el nefasto ministro neoliberal del ex presidente Rafael Caldera, Teodoro Petkoff.

Lo trágico de todo esto, es que los señores representantes de la pseudo “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD), sin el menor rubor y de manera irracional continúan defendiendo en su programa económico y petrolero todas estas figuras apátridas y entreguistas que colocaron, previo a la llegada del Gobierno bolivariano, las regalías petroleras en una situación retrograda, en términos menores, a las que existieron durante la dictadura de Juan Vicente Gómez. En efecto, las regalías para la producción en la Faja Petrolífera la colocaron en un pírrico impuesto del 1 % y peor aún establecieron una nomenclatura para la Faja que le invalidó su condición de petrolífera para presentarla como una Faja bituminosa en aras de regalar nuestro petróleo al gran capital transnacional y en especial, al imperio estadounidense, todo ello en detrimento del interés nacional.  Igualmente, realizaron a diestra y siniestra venta de nuestro petróleo a Citgo con descuentos por más de 2$/b, dos dólares que, entonces, eran muy significativos para finales del pasado siglo en especial para el año 1998 cuando el precio del crudo venezolano apenas rozaba los 8$/b, es decir, un descuento de más de un 25% sobre el precio real. ¡Tamaña regaladera de nuestro petróleo al imperio! (Esto lo hemos explicado en entregas anteriores. Sugerimos revisar: La política petrolera de la Venezuela Bolivariana en http://www.aporrea.org/energia/a137962.html ).

Para colmo, la otrora PDVSA jamás tuvo una política de desarrollo social, a lo sumo mantuvieron una actitud filantrópica y de ayuda a organizaciones elistecas, entre ellas principalmente la ONG Justicia Para Todos que con los recursos de PDVSA y, por tanto, de todos los venezolanos se convirtió en un partido político: Primero Justicia, cuyos dirigentes  jugaron un papel clave en el Golpe de Estado de abril 2002 y en el asedio a la Embajada cubana en la misma fecha.

II.- La nueva PDVSA: vanguardia de la revolución bolivariana

Nuestra nueva PDVSA, consciente de su papel preponderante en la construcción del Socialismo Bolivariano en el siglo XXI, viene trabajando acertadamente en la anulación de la flexibilización laboral y sus modalidades como la intermediación, el trabajo por horas y la tercerización u outsourcing, cuya lógica suprimen convenios internacionales, principios y derechos constitucionales, legales y, por tanto, descansan en una situación inhumana basada en la sobre explotación y deterioro de la vida de la clase obrera, al dejarlos huérfanos de seguridad social y sin estabilidad laboral.

Afortunadamente, nuestro presidente Hugo Chávez Frías ha y continúa trabajado exitosamente en correspondencia con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la nueva Ley Orgánica del Trabajo para Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT) para prohibir esas típicas y groseras relaciones de explotación capitalista. De hecho, en los últimos años la nueva PDVSA ha incorporado a más de 40 mil trabajadores que estaban tercerizados.

Por lo que en el contexto de la política de Plena Soberanía y distribución revolucionaria de la renta petrolera ejecutada por el Jefe de Estado y  el ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, actualmente es una realidad la revalorización de los recursos de hidrocarburos y la inversión de sus beneficios en el bienestar de su único propietario: el pueblo venezolano. Las Misiones Sociales, incluida la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) es un vivo ejemplo de ello.  Por lo tanto, es punto de honor lograr las mejoras de las trabajadoras y los trabajadores petroleros y para ello PDVSA ha puesto punto final a la tercerización y flexibilización laboral en las áreas medulares de nuestra empresa.

Huelga decir que, la nueva PDVSA rompió con esa concepción perversa que miraba al trabajador como una mercancía que se podía comprar, vender o botar, sin importar su seguridad y la de su familia, modelo que practicó la vieja PDVSA indiscriminadamente bajo las nefastas y apátridas modalidades de la apertura petrolera, pero que hoy estamos sepultando al absorber un número significativo de trabajadores que durante la Cuarta República simplemente actuaban como contratistas de las empresas de servicios.  En efecto, los trabajadores de los mal llamados convenios operativos son ahora empleados permanentes en las empresas mixtas.  Algo similar  sucedió con los trabajadores de las extintas asociaciones estratégicas tras la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco en 2007 y además con todas las absorciones y nacionalizaciones que se produjeron con la Ley Orgánica que Reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos a las Actividades Primarias de Hidrocarburos aprobada en mayo de 2009, cuyo objeto fundamental es reservar al Estado, por su carácter estratégico, las actividades medulares y monopólicas como servicios lacustres, comprensión de gas e inyección de agua y gas.

Estas acciones, propias del modelo socialista que estamos construyendo, son producto de los esfuerzos del Gobierno Bolivariano que está transformando a PDVSA en una empresa socialista basada en los valores de equidad, justicia social y bienestar para nuestro pueblo. Todo lo cual, está llenando de alegría a cientos de hogares venezolanos.

En consecuencia, podemos decir que PDVSA aprovecha soberanamente sus riquezas bajo una mayor fiscalidad petrolera que, hoy por hoy, le impone a sus negocios una tasa de regalía del 33,33% y un Impuesto Sobre la Renta del 50% y además posee mayoría accionaría en las empresas mixtas que se han constituidos para la operatividad de sus negocios en hidrocarburos líquidos. Justamente, ha sido y es, esta política fiscal y revolucionaria la que nos ha permitido desmontar la regaladera petrolera que imperó durante la Cuarta República y, por tanto,  poner estos ingentes ingresos petroleros –más de 383 mil millones de dólares-  en el desarrollo de una política social inclusiva cuyos resultados más notorios han sido Venezuela territorio libre de analfabetismo, disminución de la pobreza, incremento en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) y una mejoría en el Índice de Gini, lo cual  habla de una distribución más justa de las riqueza en el seno de nuestra sociedad. 

Finalmente, ante los hechos lamentables sucedidos la pasada madrugada del 25 de agosto en la Refinería de Amuay del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP), el  segundo centro refinador más grande del mundo con una capacidad de 955 mil b/d, al mismo tiempo el más grande de Venezuela y el activo de refinación más importante de nuestra PDVSA, por primera vez un presidente de la República e igualmente un presidente de PDVSA se han hecho presentes compenetrándose con los trabajadores y vecinos en la lucha contra la tragedia. En verdad, en los tiempos de la vieja PDVSA se suscitaron muchos accidentes y tragedias laborales  y, sin embargo, jamás la gerencia de PDVSA y, menos aún, ningún vocero del Ejecutivo Nacional se hizo presente al lado de los trabajadores afectados para brindarles el apoyo.

Desde luego, la presencia de nuestro Comandante presidente Hugo Chávez Frías y de nuestro ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez en la refinería de Amuay, al lado de los trabajadores petroleros y bomberos combatiendo el fuego de la aciaga explosión, es un hecho demostrativo de la calidad humana y digna de nuestra nueva gerencia petrolera y del liderazgo revolucionario que gobierna nuestro país.

Eleazar Mujica Sánchez: Sociólogo Summa Cum laude (UCV) / Especialista en Economía y Política Petrolea Internacional / Prof. Universitario / Militante político revolucionario / Autor de los libros Petróleo y Socialismo en el Siglo XXI y Los Retos de la OPEP en el siglo XXI –Un análisis al calor de la política petrolera venezolana-eleazarmujica14@yahoo.com

La vida no vale nada

“La vida no vale nada
si se sorprende a otro hermano
cuando supe de antemano
lo que se le preparaba”

Pablo Milanés, La vida no vale nada

Una década al lado de los petroleros venezolanos, cuidando lo concerniente a su salud, me enseñó que todo accidente es la resulta de la conjugación de dos grandes factores: los actos inseguros y las condiciones inseguras. No hay “pava”, “mabita” o “mala suerte” que invocar cuando una explosión, fuga o derrame y en Venezuela los estamos teniendo a granel ocurre en una instalación petrolera. Si a un operario se le ocurriese encender un vehículo de motor a explosión en una planta de gas estaríamos ante un típico acto inseguro. Pero si el mantenimiento de válvulas y ductos se abandonase, lo que tendríamos como consecuencia sería la creación de una condición insegura.

En el derrame de Guarapiche operó lo segundo, con el resultado de la contaminación de la fuente preferencial de agua de la ciudad de Maturín. Los venezolanos esperamos que una investigación independiente y de muy alto nivel nos explique las causas tras la tragedia de Amuay. A falta de explicaciones plausibles nótese que ya el régimen comenzó a diseminar la infeliz especie del sabotaje es razonable que nos planteemos hipótesis en ambos sentidos. Conocido de sobra es que entre los más de 20 mil despedidos de nuestra industria petrolera iban cientos de expertos en Higiene, Ambiente y Seguridad Industrial que por años hicieron de la nuestra una de las operaciones más seguras del mundo. Helos ahora diseminados por los campos del Golfo Pérsico, México, Canadá y Colombia, talentos cuyas carreras quizás comenzaron en la hoy atormentada Amuay. Pero lo más grave, lo técnica y éticamente más inaceptable, es que ante una condición insegura previamente detectada fugas de gas advertidas por operarios y hasta por los vecinos aledaños a la planta los responsables a cargo de la operación no hicieran nada. Estaríamos ante un caso de negligencia criminal.

De manera que ni “chácharas” ni falsas épicas: 48 venezolanos murieron en un accidente cuyas causas esperan por ser determinadas de manera independiente. El país entero así lo exige. No hacerlo sólo corroboraría lo que bien dice la letra de aquella célebre pieza de Pablo Milanés de mis tiempos juveniles: que para este régimen, la vida no vale nada.

Gustavo J. Villasmil:  gustavo.villasmil99@gmail.com

Secretario de Salud del Estado Bolivariano de Miranda / Médico internista y especialista en Higiene Industrial